¿Qué es el IGV?

Summary:

Respondemos todas tus dudas sobre este requisito legal cuando adquieres tu nueva casa.

El Impuesto General a las Ventas, mejor conocido como IGV, grava todas las actividades del ciclo de producción y distribución. El pago de este tributo corresponde a todas las personas naturales o jurídicas que realicen alguna de las transacciones estipuladas, entre esas, la venta de inmuebles. 

Actividades gravadas por el IGV

En el Perú, se gravan las siguientes operaciones: 

  • La venta de bienes inmuebles o todos los actos que transfieren propiedades a través de un lucro o transacción. Esto incluye la compraventa, expropiación o adjudicación por remate.
  • Contratos de construcción: un documento legal con le objetivo de establecer términos generales para la fabricación de un activo o de conjunto de activos.
  • La primera venta de un inmueble realizada por los constructores.
  • Prestación o utilización de servicios: actividades que haga una persona para otra y por la cual reciba un ingreso que se considere renta de tercera categoría.
  • Importación de bienes: sin importar quien sea la persona o empresa que efectúe la importación.

Es importante mencionar que solamente se grava el valor agregado en cada periodo actual del proceso de circulación y producción de los bienes y/o servicios. Es decir, que si ya se pagó el impuesto en el periodo anterior, la persona podrá deducir el costo, lo que se conoce como un crédito fiscal.

¿Cómo calcular el IGV?

Debido a que solo las actividades actuales son gravadas por el IGV, este es un impuesto no acumulativo. Es decir, que en cada nueva fase se deduce el impuesto gravado anteriormente.

Las operaciones gravadas con el IGV aumentan una tasa del 16%, sin embargo, a esto hay que sumarle un 2% que corresponde al Impuesto de Promoción Municipal (IPM). Por lo tanto, el monto final del impuesto asciende a 18% sobre cada operación. La tasa del IGV está normada en el Art. 17. TUO de la Ley del Impuesto General a las Ventas.

Transacciones que no se ven afectadas por el IGV

En algunos casos, la transferencia o importación de bienes y las prestaciones de servicios no son gravadas por este impuesto. En el caso de bienes inmuebles, esto incluye el alquiler de los mismos, siempre y cuando el ingreso sea un renta de primera o segunda categoría. 

Por otro lado, en el caso de las empresas, las transferencias que hagan en caso de una reorganización no se verán afectadas por el IGV. Además, hay ciertos bienes que quedan libres como los donados a entidades religiosas, los financiados con donaciones del extranjero y los de uso personal y para el hogar que se importen liberados de derechos aduaneros. 

Asimismo, están exentas del pago de este tributo las siguientes actividades realizadas por el Banco Central de Reserva: la compraventa de oro y plata, la adquisición o importación de monedas o billetes y los intereses, ganancias de capital y los bonos que generen.

Lima

Departamentos en venta en San Isidro

Síguenos en Instagram @properati_pe

 ¿Quieres enterarte cuando publiquemos algo nuevo?

¡Déjanos tu correo electrónico y te avisaremos!